lunes, 21 de mayo de 2012

Siluetas...



Tres botellas de cerveza
y dos seres... ¿Son?



Sigo descontando pasos,
pasos que huelen a espanto.








Ya la luz me encandiló...
es lo que veo, o no. 


¿Pareceres, padeceres?
Se congelan los contornos...
Contornos de padeceres,
pareceres de despojos.




Me apuñala la verdad.

Pronto habrán de regresar
los dueños de las siluetas
a darle ser al contorno,
a darle ser al despojo.














6 comentarios:

  1. También se ve en Montevideo, sólo que no sé decirlo así, de esa forma bellamente triste.
    Gracias Silvi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar tu mensaje. Es triste. Cómo expresarlo con humor. Lástima que en Montevideo se vea. No logré descifrar la clave de los mojones. Sospecho es una forma de sentar sitio de pertenencia en el "país marginal". Beso grande. Gracias a vos.

      Eliminar
  2. Ufff, amiga mía, por eso me quedo con lo poco, aveces poquísimo compartido, nunca he visto eso en mi país, nunca!!!!!!
    Es desolador!!!!

    Te beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo sé, Lien. Si vieras la línea de edificios de primera categoría, carísimos, que hay en esa calle... Las fotos están tomadas en una de las zonas más privilegiadas del barrio. Frente a la Iglesia donde me bautizaron, para más datos, y del colegio parroquial donde me enseñaban sobre el Infierno que nos espera a los pecadores. Cuánta incoherencia, ¿verdad? Quédate con lo mucho logrado que es compartir lo poco para que nadie tenga sólo esta nada.

      Eliminar
  3. triste e cruel a realidade fria das grandes cidades, dor!!

    ResponderEliminar
  4. me gusto mucho el trabajo de las fotos y el relato. gracias por compartirlo!
    a seres sensibles la realidad de las calles urbanas siempre nos apuñalan.

    ResponderEliminar